ME GUSTA

Aclarando el canal de comunicación angelical (Segunda Parte)

 

 

Para mejorar tu conexión angelical, indudablemente debes además alinearte con tu sabiduría interior, creando balance y armonía en tu ser. Algunas sugerencias son:

Instaura un espacio angelical dentro de ti

Mantén comunicación estrecha con tus ángeles, invitándolos permanentemente a tu vida; dando tu permiso y autorización. No es sólo creer en ellos y de vez en cuando acordarte o llamarlos, únicamente cuando los necesitas. Inclúyelos en tus asuntos cotidianos, hazlos parte de tu existencia, cuéntales tus cosas, pídeles y no temas ser impertinente. Hay seres de luz más que suficientes para todos nosotros. Es su deseo siempre ayudarnos en nuestro aprendizaje.

Pide, permite y déjate ayudar

La fuerza que mueve a los ángeles, es su misma esencia: el amor incondicional. No tiene nada de malo en pedir ayuda celestial en cualquier área de nuestra vida, ya sea de tipo espiritual o material. La abundancia es nuestro derecho divino y no va en contravía de la espiritualidad. La biblia en Mateo 7:7-8 dice: “pedid y se os dará. Buscad y hallareis, llamad y os abrirán. Porque todo aquel que pide, recibe, y todo el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”.

Ahora, cuando la asistencia llegue, recíbela, agradécela y bendícela. De ninguna manera la frenes con tus miedos de carencia y desmerecimiento. Convéncete de que eres absoluto merecedor de lo mejor, no te conformes con menos.

Se claro en tus peticiones

Que tus solicitudes sean concretas y concisas. Expresa tus oraciones tranquilamente, confiando en su respuesta aun cuando no tengas idea de la forma en que va a ocurrir. Además, al presentar tus pedidos al cielo, pide bendiciones y el mayor bien para todas las personas involucradas.

Mantente positivo y vigila tus pensamientos

De igual manera, decídete a hacer un cambio en tu forma de pensar. Nada ni nadie puede hacerte daño más que tus propios pensamientos. Eres capaz de comprender la ayuda de los ángeles y alcanzar todo lo que te propongas en la medida en que derrumbes la barrera que has construido y delimitado con tus propias creencias. Tú eliges si continúas con las mismas tendencias de pensamiento, las mismas reacciones de siempre o si decides dar el gran paso y transformas tu mundo desde adentro, desde la única parte en donde lo puedes hacer. Esto se manifestará en tu exterior como lo expone la ley universal: “como es adentro, es afuera”. En otras palabras: tu exterior es reflejo y espejo de tu interior.

Abre tu corazón, espera y recibe la ayuda

Habiendo aclarado que todos somos merecedores de la ayuda angelical y que estamos en igual capacidad de obtener su orientación, aguarda pacientemente porque los recursos, las bendiciones y las soluciones aparecerán de una u otra manera. Puede suceder que sean congruentes con tus deseos o puede que difieran de lo que tú esperabas. No te desilusiones, Dios sabe lo que es mejor para cada quien. Lo importante es que tú resonarás y sentirás esa sensación de “ajá” en tu interior, sabiendo que es tu respuesta y que es la correcta.