ME GUSTA

Tus ángeles guardianes y tu misión de vida



Antes de nacer, cada persona que viene a la tierra recibe a su ángel guardián. Este ángel tiene dos manifestaciones que, cuando es necesario, actúan como dos ángeles distintos.

La misión de tus ángeles

La misión de tus ángeles es cuidarte para que tu misión en esta vida se complete. Esta misión, cualquiera que sea, es sagrada. Es tu propósito en la vida terrenal. Tus ángeles cuidan que tus pasos te encaminen hacia la realización de esa misión.
El ángel travieso

El ángel travieso es aquel que te ayuda a tomar acción. Te motiva a trabajar. Te ayuda a mantenerte en el camino espiritual que decidas recorrer. Y también te ayuda a encontrar tu misión en la vida y salvar los obstáculos que se te presenten en el camino hacia ella.

San Gabriel Arcangel
La misión de vida de un ser humano contiene tropiezos y dificultades. Es parte del proceso de crecimiento del alma y son necesarios para fortalecerte y nutrirte. Es posible que en tu recorrido hacia la realización de tu misión, comiences a sentirte mal y te ataquen la desilusión, el desencanto y la frustración. Cuando necesitas un empujón en la dirección correcta, tu ángel travieso, te lo da.

Es posible que te enfrentes con una situación una y otra vez hasta que logres entenderla y dominarla. O tal vez encuentres demasiados obstáculos en el camino para que no puedas desviarte de la senda que te conviene. Es tu ángel travieso encaminándote en la dirección correcta.

En estas ocasiones, es recomendable practicar la rendición. Hay que detenerse y hacer conciencia de lo que está ocurriendo. Pídele mentalmente a tu ángel que te aclare la situación y el porqué de lo que está ocurriendo. Cuando te hagas completamente consiente de lo que ocurre, dale las gracias. Es posible que te haya salvado de mucho sufrimiento.

Tu ángel sutil

El ángel sutil está conectado a tus emociones y a tu corazón. Este ángel te nutre cuando te enfrentas a las pruebas que conlleva tu misión de vida. Con su energía te reconforta y te levanta para poder seguir adelante.
El ángel sutil te habla a través de las otras personas. Él inspira a las personas que te quieren o incluso a extraños cuando necesitas oír palabras de aliento. Se encarga de mantener tu alma fuerte para que los empujones del ángel travieso tengan su máximo efecto.

Cuando te sientas mal y recibas palabras de aliento o gestos de otras personas que te hagan sentir mejor, intenta recordar que es tu ángel que te está ayudando. Reconoce y agradece estos gestos escuchando con atención los mensajes implícitos en las palabras o acciones que recibas de otros seres humanos. Y no dudes en aceptar la ayuda que te ofrezcan. Es tu ángel que intenta darte lo que necesitas para llegar a realizar tu misión de vida.

Una manera de trabajar con tu ángel sutil es pedir a otras personas que oren por ti. Este gesto le indica a los ángeles que estás en disposición de recibir la ayuda que quieren brindarte. Un ángel nunca va a interferir con tu libertad.

Tu misión de vida

El gran maestro del la cábala del siglo XVI, Arizal, dijo que nadie llega ni llegará a este mundo con la misma misión que la tuya. Podría ser similar, pero no exactamente igual. El mundo necesita de ti y de tu misión.
Aunque la vida te lleve en distintas direcciones, encontrar tu misión en la vida es lo que te dará la felicidad y la alegría de vivir. Tus ángeles te cuidan en este proceso. Pide su ayuda con este ejercicio para encontrar tu misión de vida:

1. Prende una vela blanca y siéntate cómodamente.

2. Pide la ayuda de tus ángeles guardianes para contestar estas preguntas:

¿Cuáles son las 5 a 10 acciones más placenteras de tu vida?
¿Qué harías todos los días si tuvieras asegurado todo lo que necesitas para vivir?
3. Escribe tus respuestas. Déjate guiar por tus ángeles para observar lo que tienen en común. ¿Qué te hace vibrar cuando te imaginas haciéndolo?
Tus ángeles guardianes te acompañan siempre para ayudarte a alcanzar tu mayor potencial. Aprende a reconocer su presencia y lecciones para identificar tu misión de vida y lograr la felicidad verdadera.