ME GUSTA

Cómo llamar a tus ángeles con la musica adecuada para cada uno de ellos



Las sinfonías de Brahams y de Haendel, las romanzas para violín y orquesta de Beethoven, la pequeña música nocturna de Mozart, las cuatro estaciones de Vivaldi, el canto gregoriano, las canciones infantiles (en tonos suaves) y la música de New Age (Enya, Vangelis, Ian Anderson), están particularmente indicadas para atraer a los ángeles protectores.   Iluminación: 

La iluminación ha de ser tenue, pues los ángeles no se sienten muy a gusto en los ambientes muy luminosos, que favorezcan los contrastes de luz y las sombras. La penumbra es lo adecuado, ya que ellos son los encargados de traer la Luz. Unas velas blancas dará una iluminación ideal.   

Ambientación: 

Los ángeles son criaturas delicadas, sensibles a los buenos aromas. Por eso la habitación se ha de limpiar y ventilar antes de comenzar los preparativos. Encender un sahumerio o colocar un jarrón con flores frescas. La cáscara de limón y de naranja resultan también adecuadas para aromatizar la sala. No se deben olvidar las ofrendas, pero tenga en cuenta que todas ellas han de ser bellas. Por ejemplo: 

La reproducción de una pintura antigua en la que aparezcan ángeles, un angelito de cerámica, etc.   Meditación: Quítese los zapatos y si tiene alguna prenda demasiado ajustada, quítesela o aflójela. Siéntese en una silla y mantenga los pies apoyados en el suelo, paralelos y separados entre sí unos 20 cm. aproximadamente. 

Apoye las manos con las palmas hacia arriba, sobre las rodillas. 

Conserve la espalda erguida.   La Mente: Concéntrese en el movimiento respiratorio, ponga atención en el recorrido que hace el aire dentro de su cuerpo con cada inspiración y exhalación, de esta manera conseguirá vaciar su mente de los pensamientos cotidianos.  

Cuando ya este preparado. Visualiza una pirámide de luz dorada e imagina que tu estás parado en el centro... es una pirámide grande y tu te mueves dentro de ella con total facilidad... siente como su luz dorada te llena de bienestar y tranquilidad...   

Invita al Arcángel Gabriel para que vigile una de las cuatro esquinas de tu pirámide e imagina que aparece frente a ti. Tu puedes imaginarlo como quieras... puede ser una imagen que tenga sentido para ti... un aroma... etc.   

"Gabriel protégeme y guíame. Bendíceme con los poderes de la comunicación Angélica". 

Ahora invita al Arcángel Rafael para que vigile la segunda esquina de tu pirámide.. de igual manera, puedes imaginarlo de cualquier manera que tenga sentido para ti...  

 "Rafael protégeme y guíame. Bendíceme con los poderes de la curación Angélica". Dirígete al Arcángel Miguel, invítalo a que vigile la tercera esquina de tu pirámide...   

"Miguel, protégeme y guíame. Bendíceme con los poderes de la visión y la discriminación Angélicas".   Invita al Arcángel Uriel a que vigile la cuarta esquina de tu pirámide...   

"Uriel, protégeme y guíame. Bendíceme con los poderes de la inspiración Angélica".   Visualiza en el vórtice de tu pirámide una estrella blanco-dorada.... grande... llena de luz...llena de energía... con un poder infinito. 

Esta estrella crea un excelente puente entre tu conciencia normal y tu conciencia superior. 

Te ayudará a crear siempre un acceso seguro al Reino Angélico y abrirá tus sentidos para que canalices de la mejor manera toda esta energía realizando cambios funcionales en tu vida.  

 "Ángeles, abran mi mente, mi corazón y mi intuición. Ayúdenme a dar los pasos convenientes necesarios para transformar mi vida para lo mejor".   

En este momento puedes hacer peticiones a tus ángeles, puedes pedirles el trabajar de forma conjunta con tu ángel de la guarda... saber escucharlo, puedes pedirle protección mientras accedes a la dimensión angélica, pídeles equilibrio entre tu naturaleza humana y angélica.   Si así lo deseas puedes tomar la siguiente oración para pedirles su bendición.   

Bendición Angélica Ángeles de amor les pido su bendición en cada momento de mi vida, bendigan mis pensamientos, mis sentimientos, mis elecciones, mis emociones, mi mente y mi cuerpo. Ayúdenme a despertar y reconocer mi naturaleza angélica y denme la voluntad, el amor, y la pasión para crear el bien en cada momento y en todo lugar.   

Doy gracias por mi vida y agradezco las bendiciones d de los ángeles.   Puedes quedarte disfrutando de esta sensación llena de paz, cuando termines incorpórate suavemente.