Unción de poder y bendicion con el Arcangel Rafael


 
Tras ducharnos y ungido el cuerpo con agua de Rosas que purificaran la mente, nos recogeremos en silencio y pensaremos en los temas que nos inquietan. 

Después, pasados unos diez minutos, haremos la INVOCACION AL ARCANGEL RAFAEL, tantas veces como letras tenga nuestro primer nombre, para que nos de la fuerza justa y necesaria que precisamos. 

Paralelamente quemaremos un incienso del Arcángel Rafael.