Ángeles de luz



Hablar de los ángeles es hablar de seres divinos cuya esencia emana de Dios. Son instrumentos de la Divinidad que obedecen con perfección la voluntad divina y por lo tanto no poseen ningún rastro de aquellas cualidades "oscuras" que impiden a los seres humanos vivir bajo la Gracia de Dios.  Por eso se les llama también ángeles de luz.

¿Qué es la luz?

Algunas de las definiciones de "luz" ayudan también a entender el papel de los ángeles como seres de luz:

    Dios
    Los Angeles
    Los Ángeles de Dios
    Ángeles arcángeles
    Seres de luz Angeles

 El agente natural que estimula la visión y hace que las cosas sean visibles- Los ángeles son seres invisibles que te ayudan a ver mejor. Su presencia estimula en ti las cualidades de tu espíritu o aquello que es divino en ti. Pedir su ayuda puede estimular en ti reacciones que antes estaban dormidas, como comprender algo que antes no podías ni siquiera reconocer, ver con los ojos algo que estaba oculto a tu percepción, o incluso encontrar cosas perdidas o escondidas.
    La comprensión de un problema o misterio- Como ser humano tienes capacidad infinita para aprender, sin embargo, después de cierta edad o experiencias, podrías cerrarte a las cosas nuevas o creer que ya no puedes aprender más. Los ángeles, con su luz, te ayudan a abrir la mente a las posibilidades. Su luz puede guiarte a conectar conocimientos previos con los conocimientos nuevos para de esa manera lograr la comprensión de un tema o solución de un problema.
    La iluminación- Cuando un cuarto se ilumina, se llena de luz que devela todo lo que la oscuridad ocultaba. Los ángeles, al entrar en tu vida y tu corazón, traen a tu mente la iluminación de ideas y soluciones, y la comprensión de la voluntad de Dios en ti. En las pinturas, los ángeles y los santos tienen un halo, que representa la luz o la iluminación. Para algunas personas este atributo representa el aura, para otras es una metáfora de la transformación espiritual del ser humano que trasciende su realidad material para lograr la unión con Dios, o iluminación.


    Hace que algo se prenda- Las experiencias espirituales a veces son descritas como un fuego que consume sin quemar. El Sagrado Corazón de Jesús, por ejemplo, representa ese fuego interno o luz intensa del Espíritu que transforma el ser. Santa Teresa de Ávila describió la transverberación de su corazón como una experiencia que la "abrasaba de amor". El amor divino de los ángeles abrasa y hace que el corazón espiritual del ser humano arda, por ser el mismo amor de Dios.
    Tener una cantidad considerable de iluminación natural o ausencia de oscuridad- La oscuridad es una metáfora para el estado en que el ser humano se pierde por haberse alejado de la luz de Dios. Los ángeles, portadores de la luz divina, son como soles iluminadores del camino. Te guían como antorchas a tu origen y a tu iluminación. En ellos la oscuridad, o falta de luz, no existe, porque son hechos de la misma sustancia del Creador.

La ausencia de luz

Martin Israel, en su libro Angels, Messengers of Grace (Ángeles, Mensajeros de gracia) escribió refiriéndose a la oscuridad en el ser humano que no está dispuesto a contemplar la posibilidad de que los ángeles aporten luz a la vida:

"Los sacerdotes jóvenes, familiarizados con la psicología profunda (sin mencionar las ciencias de computación y su reto de inteligencia artificial) sacudirán sus cabezas con impaciencia cuando [escuchen] repetir tal bobería, a menos que su experiencia personal abra sus mentes cerradas a áreas de la vida que anteriormente estaban escondidas. Este cierre de la mente es el resultado del orgullo, (la actitud de que los humanos modernos lo saben todo), la ignorancia, y un vago, casi sin formular, miedo a lo desconocido."

El orgullo, la ignorancia y el miedo son agentes de oscuridad en la mente humana que la cierra a la posibilidad de recibir el regalos divinos de iluminación que ofrecen los ángeles.  

Los ángeles y la luz

De manera literal y metafórica, la luz es la ausencia de oscuridad. Los ángeles proveen la luz espiritual que guía al ser humano hacia la iluminación de su espíritu, hacia la luz y la sabiduría divinas.