Como hacer una meditación de invitación a los ángeles



MUSICA ADECUADA: Las sinfonías de Brahams y de Haendel, las romanzas para violín y orquesta de Beethoven, la pequeña música nocturna de Mozart, las cuatro estaciones de Vivaldi, el canto gregoriano, las canciones infantiles (en tonos suaves) y la música de New Age (Enya, Vangelis, Ian Anderson), están particularmente indicadas para atraer a los ángeles protectores.


ILUMINACION: La iluminación ha de ser tenue, pues los ángeles no se sienten muy agusto en los ambientes muy luminosos, que favorezcan los contrastes de luz y las sombras. La penumbra es lo adecuado, ya que ellos son los encargados de traer la Luz. Unas velas blancas darán una iluminación ideal.


EL AMBIENTE: Los ángeles son criaturas delicadas, sensibles a los buenos aromas. Por eso la habitación se ha de limpiar y ventilar antes de comenzar los preparativos. Encender un sahumerio o colocar un jarrón con flores frescas. La cáscara de limón y de naranja resulta también adecuada para aromatizar la sala. No se deben olvidar las ofrendas, pero tenga en cuenta que todas ellas han de ser bellas. Por ejemplo: la reproducción de una pintura antigua en la que aparezcan ángeles, un angelito de cerámica, etc.


MEDITACION: Quítese los zapatos y si tiene alguna prenda demasiado ajustada, quítesela o aflójela. Siéntese en una silla y mantenga los pies apoyados en el suelo, paralelos y separados entre sí unos 20 cm. aproximadamente. Apoye las manos con las palmas hacia arriba, sobre las rodillas. Conserve la espalda erguida.


LA MENTE: Concéntrese en el movimiento respiratorio, ponga atención en el recorrido que hace el aire dentro de su cuerpo con cada inspiración y exhalación, de esta manera conseguirá vaciar su mente de los pensamientos cotidianos.