El Ángel Guardián ... En la teología católica



La creencia tradicional cristiana dice que todos nosotros, desde que nacemos, tenemos un ángel guardián que nos cuida de peligros físicos, morales y espirituales, que intercede ante Dios por nosotros y nos acompaña al morir. El Cristianismo postula que estos seres fueron creados como tales, el Espiritismo dice que anteriormente fueron almas humanas, y la Teosofía cree que los ángeles guardianes habitan adentro de nosotros.

.
El Ángel Guardián en la teología católica

guardian-angel3‹‹En una ocasión se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: “¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos?”. Él llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos”.›› La cita expuesta, perteneciente al Evangelio de San Mateo, es quizá el más importante de los fragmentos bíblicos que sostienen la existencia de los ángeles guardianes. Sabiendo ya que el mismísimo Jesucristo habló de ellos, veamos cómo se ha pronunciado al respecto la Iglesia Católica:

Dijo San Basilio que “cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida”. Y es que el Catecismo de la Iglesia Católica coloca como dogma de fe a la creencia en los ángeles guardianes, afirmando que desde nuestra infancia (Mt 18-10) hasta nuestra muerte (Lc 16-22) nos cuidan, que la vida humana está rodeada por la custodia de estos seres (Sal 34,8; 91, 10-13), y que ellos interceden por nosotros ( Jb 33,23-24; Za 1,12; Tb 12,12) ante Dios.

Podemos ahora hacernos ciertas preguntas: ¿cada persona tiene un solo ángel guardián?, ¿hay ángeles guardianes de comunidades?, ¿pueden los ángeles de cualquiera de los nueve coros ser ángeles guardianes o solo son ángeles guardianes los que pertenecen al coro de los Ángeles propiamente dicho?.

Sobre lo primero, la Iglesia piensa que casi todos tenemos un solo ángel guardián; pero, personas como el Papa u otros que por su grado de cercanía a Dios o por su oficio requieren de más, pueden tener más de un ángel guardián. Así, del Papa se afirma que ciertamente tiene varios ángeles guardianes; mientras que, aunque no sea algo oficial, puede pensarse que los exorcistas tienen más de uno, ya que sufren más que otras personas el hostigamiento demoníaco.

guardian-angel5

Por otro lado, no solo hay ángeles guardianes de individuos: los hay de familias, de comunidades, de instituciones, hasta de ciudades y naciones. Por ejemplo, San Miguel Arcángel es el Ángel Guardián de la Iglesia.

Por último, en relación a la tercera pregunta, se sabe que Honorio de Autun, en el siglo XII, fue el primero en esbozar una teoría sobre el plan específico de los ángeles guardianes. Según este teólogo, desde la concepción cada alma recibía un ángel guardián, y que éste pertenecía al coro de los Ángeles. Posteriormente, el célebre Tomás de Aquino estuvo de acuerdo con Honorio de Autun; pero, más adelante, Duns Escoto dijo que cualquier ángel, sea del coro que sea, podía servir de ángel guardián si así lo ordenaba Dios o algún superior espiritual.

guardian-angel2

En cuanto al aspecto de los ángeles, la Iglesia concuerda en que no tienen sexo ni forma inherente. Por eso, los ángeles guardianes, cuando no permanecen invisibles, pueden tomar aspecto de hombre, de mujer, de niño o niña, de anciano, del típico ángel luminoso, de animal ―San Juan Bosco vio uno en forma de perro gris, Santa Gema Galgani vio uno que aparecía como ave mensajera, el profeta Elías vio uno que tomaba forma de cuervo y le llevaba alimento, etcétera―, o incluso, si lo requieren para protegernos, pueden asumir formas que inspiren temor, aunque por lo general, en base a los diversos testimonios, se sabe que tienden a tomar formas visibles hermosas.

Las funciones de los ángeles guardianes:

Se cuenta que el Papa Juan XXIII,  en una confidencia con un obispo canadiense, le contó que fue su ángel guardián quien le inspiró la idea del revolucionario Concilio Vaticano II; también, este Papa devoto de los ángeles dijo en cierta ocasión: “El ángel custodio es un buen consejero, intercede cerca de Dios a favor nuestro; nos ayuda en nuestras necesidades, nos defiende de los peligros y de los accidentes. Me gustaría que los fieles sintieran toda la grandeza de esta asistencia de los ángeles”.

guardian-angel

Y… ¿cuáles son las principales ayudas en que se muestra esa “grandeza” de la “asistencia de los ángeles”?. Veamos:

Los ángeles guardianes libran constantemente a sus protegidos de peligros físicos y espirituales. Así, en Génesis 48-16 se lee: ‹‹Que el ángel que me ha librado de todo mal -dijo Israel a su hijo José- bendiga a estos niños››

Frenan a los demonios y espíritus malignos para que no nos hagan todo el mal que nos harían sin su ayuda. El ejemplo perfecto está en el Libro de Tobías, donde el Arcángel Rafael lo acompaña y le dice cómo derrotar al demonio Asmodeo, ya que Tobías iba a casarse con Sara, que había enviudado de sus siete anteriores maridos en la noche de bodas, a causa de los celos de Asmodeo, que los mataba para que no consumasen la unión…

Nos inspiran pensamientos y emociones espirituales, así como sabios consejos (Gen 16 y 18; Act 5.8.10).

Interceden por nosotros ante Dios, presentándole nuestras oraciones para que las oiga más benignamente (porque igual las escucha, ya que es omnisciente). También, imploran ayuda divina cuando ven que la necesitamos, aún si no reconocemos esa necesidad o si, al recibir la ayuda a causa de la intercesión angélica, no percibimos tampoco esta ayuda (Tob 3 y 12; Act 10).

Aclaran nuestro intelecto, a fin de que podamos captar mejor la verdad.
 
Nos asisten en la muerte, acompañándonos al Purgatorio o al Cielo. 

En el Antiguo Testamento, se daba a entender que los ángeles acompañaron a los patriarcas al “seno de Abraham” (el Cielo); y, al respecto de esta función de los ángeles guardianes, Santa Francisca Romana dijo: “Cuando un hombre muere, su ángel custodio conduce su alma al purgatorio y se pone a su derecha… El ángel presenta a Dios las oraciones que se le hacen e intercede por la abreviación de sus sufrimientos”.

Reciben las oraciones que la gente manda para las almas que están en el Purgatorio. En este punto, se da a entender que es el ángel guardián de la persona que está en el Purgatorio, aquel que recibe las oraciones que a su protegido, mismo que cuidara en la vida terrenal, le están enviando ahora que experimenta el penoso proceso de la purificación.

Finalmente, los ángeles guardianes, una vez que sus protegidos han muerto y ascendido al Cielo (los que sí fueron…), ya no los protegen sino que reinan y gozan junto a ellos, dándoles también algunos “ministerios de iluminación”