Consejos y tips de cómo puedo comunicarme con mi ángel guardián



Y aunque existen muchos métodos, a veces la mejor manera, especialmente para quienes aún no pueden ver a los ángeles, es sentirlos.

Aunque el cerebro a veces rehuse ver a los ángeles, existen maneras de rebasar sus defensas y poder sentir la presencia de ese ser espiritual tan único que te acompaña desde que tienes vida.

Ante todo, es importante dejar ir la idea de que tu ángel va a aparecer ante ti vestido de blanco y con alas. Es posible que esto pase, pero lo más seguro es que se comunique contigo de otras maneras que nada tengan que ver con el sentido de la vista.


Para las personas que han sido entrenadas a "ver para creer", entrar en contacto con los ángeles puede ser difícil y frustrante. Es por eso que estas personas deben comenzar su acercamiento a los ángeles mediante el conocimiento. Leer acerca de lo que dicen distintas creencias acerca de los ángeles, aprender acerca de las experiencias de otras personas, explorar libros y descubrir imágenes inspiradoras ayuda a transformar la mente con sutileza para poco a poco aceptar la posibilidad de la existencia estos seres invisibles.

Los sueños

El mundo de los sueños es un portal al mundo espiritual que ha sido reconocido y utilizado por innumerables tradiciones espirituales. Esto se debe a que cuando duermes, tu intelecto descansa y tu subconsciente se expresa con libertad.

Aunque tu intelecto y entrenamiento te impidan creer en los sueños como oráculos, puedes abrir tu ser al poder de sus imágenes y de sus mensajes. Antes de dormir, pregunta a tu ángel lo que necesitas saber. Tal vez lo que deseas saber es cómo luce tu ángel o cuál es su nombre. Duérmete con tu pregunta en la mente y proponte recordarla al despertar.

Ten siempre cerca un diario. Anota todo lo que recibas en tus sueños y medita con esas imágenes en relación a tu pregunta. Tu diario también te servirá para practicar otros métodos de comunicación con tu ángel guardián.

Los sentimientos, pensamientos e intuición

Mantente muy consiente de lo que sientes y piensas. Las personas que ven y hablan con sus ángeles guardianes siempre expresan que éstos les indican los pasos a tomar en todo tipo de situación. Si te mantienes alerta a estos mensajes, comenzarás a sentirlos aunque no los oigas conscientemente. Por ejemplo, si sientes que no debes ir a un lugar o tienes el impulso de llamar a una persona, hazlo y observa si la acción tiene algún efecto positivo en tu vida o la de las otras personas. Con el tiempo, aprenderás a sentir a tu ángel guardián a la hora de tomar una mejor decisión.

La intuición es esa sensación que te impulsa a actuar de cierta manera. Algunas personas interpretan esta sensación como la comunicación de su ángel guardián.

Ya que la intuición casi siempre se manifiesta a la hora de tomar acción, es recomendable que te detengas, preguntes a tu ángel y te des tiempo para sentir su respuesta. Haz lo que se siente bien y correcto, y dale a tu ángel la oportunidad de guiarte.

La oración y meditación

Orar a Dios es lo mismo que comunicarte con tu ángel porque los ángeles son parte de la voluntad divina. Por eso, pedirle algo a tu ángel en oración no es "adorar a los ángeles" sino una manera de cultivar la comunicación con Dios. El Papa Pío XI, por ejemplo, oraba a su ángel de la guarda todos los días.

Ora de la manera que sea más natural para ti. Algunas oraciones especiales para el ángel guardián son Oración al ángel de la guarda y Oración al Ángel de la Guarda para los niños.

Los arcángeles también pueden ayudarte a conocer y sentir a tu ángel. La meditación "kabala" te puede ayudar a sentir a los ángeles y acercarte a tu ángel guardián con la ayuda de los poderosos arcángeles.

Crea a tu ángel

Cada vez que piensas en tu ángel, le das forma con tus pensamientos y emociones. Esta forma es para tu beneficio, ya que los ángeles son seres espirituales sin cuerpo material. Tu mente, sin embargo, puede aceptarlo con más facilidad si lo imaginas con una forma específica.

Piensa en tu ángel todos los días y siempre que puedas. Habla con él y acuérdate de buscar su presencia y analizar tus sensaciones cuando buscas su cercanía. Con cada acercamiento, te sentirás que la comunicación con tu ángel mejora, y también lo sentirás más real y cercano.