Aprende a hacer contacto con tus ángeles


¿Qué cualidades necesita tener una persona para establecer contacto con su ángel?... ¡el deseo de hacerlo!.

No importa nuestra inteligencia ni nuestra cultura ni nuestro nivel de evolución, para tener contacto con nuestro ángel o ángeles basta la voluntad de querer hacerlo.


Aunque el concepto de "ángel" que la mayoría de nosotros tenemos es más bien mitológico, derivado de antiguos relatos bíblicos quizá, y que muestra a un ser celestial dotado de grandes alas, bien sabemos, en el fondo de nuestra alma, que no es más que una concepción artística.

Pero, esta entidad divina es real, aunque casi nadie pueda verla. Sin embargo, todos podemos "sentir" su presencia de una manera u otra; ya sea como una voz interior que nos sugiere hacer tal o cual cosa que nosotros a veces nos resistimos a obedecer, por considerarla demasiado alocada o temeraria, o como "alguien" que nos impulsa o retiene cuando caminamos por la calle y que evita que nos hagamos daño.

Sea cual sea la noción que tengamos de este ser, todos estarán de acuerdo conmigo al afirmar que el ángel de la guarda es una entidad espiritualmente evolucionada que intenta guiar nuestros pasos por la senda del bien... aunque a veces sea desoído.

Muchas personas han podido conocer la identidad de su ángel de la guarda. Ellos nos indican que a veces puede tratarse de un pariente o de un amigo ya desaparecido de esta vida y que tenía gran afinidad con nosotros.


Usted puede decir que si en verdad los ángeles de la guarda existen, por qué no evitan los accidentes de tránsito, los suicidios o cualquier otra cosa mala que pueda sucedernos. La razón es muy simple de explicar, pero no tanto de comprender: Ellos únicamente nos orientan en la vida diaria y sugieren la mejor manera de solucionar determinadas circunstancias, pero, está en nosotros hacerle caso o no. Es más, si nuestro destino es experimentar ciertas situaciones o desafíos, su intervención está estrictamente prohibida. En este caso nuestro ángel de la guarda sólo podrá oficiar de consejero una vez que pasemos por ese traumático trance