Ángel del ser



REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL:Actuar como los ojos de Dios.

DONES PARA LA TIERRA:Puede ayudarte a entrar en contacto con la profundidad de tu ser; a ser como un cocreador del universo; a expandir tu sentido personal de bienestar.

Ángel del ser EL Ángel de Ser nos bendice por ser espejos del amor de Dios. Nos ayuda a transformar la realidad en una visión para nosotros en la que nos sentimos amados y apoyados. Ilumina nuestra consciencia de que somos una parte vital de la creación.

Dado que existimos como parte de la creación, no separados de ella, estamos facultados para el amor, el respeto y la prosperidad. El Ángel de Ser nos anima a conocemos a nosotros mismos y a entender que, en nuestro núcleo, somos aspectos de la Fuente. Este ángel nos da su asistencia para creamos un modo de vida simple y realizador. Cuando escogemos el gozo, el amor y la salud, nos movemos en dirección a ser cocreadores del universo. El Ángel de Ser afirma nuestra visión y la bendice. Nos ayuda a crear nuestras vidas usando toda la capacidad de que disponemos para atraer hacia nosotros lo bueno y gozoso.

Tal vez no veamos nuestras vidas como particularmente creativas, sin embargo, todo pensamiento negativo o positivo que tenemos atrae hacia nosotros nuestra experiencia. El Ángel de Ser está trabajando constantemente a través de nuestra mente consciente para ayudamos a hacer que nuestra realidad sirva a nuestro bien más elevado y a nuestro más grande gozo.

El Ángel de Ser nos enseña la aceptación y el amor a nosotros mismos. Nos ayuda a conocer nuestra propia bondad y la dulzura de nuestra naturaleza interna. Trabajar conjuntamente con él equivale a aceptamos tal como somos. Significa abrir nuestros corazones a la visión de lo que realmente deseamos ser, un ángel en cuerpo físico.

Podemos orar al Ángel de Ser para que nos ayude a encontrar el valor de disfrutar siendo nosotros mismos. Le pedimos que nos ayude a separar la magnificencia de nuestro ser esencial de los aderezos superficiales del mundo material. Necesitamos saber que no somos el coche que conducimos, ni la casa en la que vivimos, las ropas que vestimos o la pareja con la que dormimos. Nuestra valía no depende de ninguna de estas cosas. Somos valiosos simplemente porque existimos. Somos una expresión única de ser, existente más allá de las identificaciones del ego con el dinero, el trabajo, el sexo, la raza o la edad. Ser verdaderamente es estar en unidad con el espíritu amante y creativo de nuestro interior. Pueda el Ángel de Ser ayudar a unimos con nuestro verdadero ser.