Meditación con el arcángel Uriel y el chakra muladhara



Los 7 arcángeles pueden ayudarte a balancear y limpiar la energía de tus chakras. Pide su ayuda mediante esta serie de 7 meditaciones con cada uno de los arcángeles de los chakras. El artículo Los ángeles y los chakras te servirá de introducción.

Esta primera meditación contiene todos los elementos para comenzar el proceso. Si decides hacer cada meditación por separado, puedes usar la técnica de relajación y entrada al trance que presenta esta primera meditación con el arcángel Uriel para trabajar con el primer chakra o muladhara.

Puedes memorizar o grabar estos pasos antes de comenzar para ayudarte en la meditación:

Relaja tu cuerpo antes de empezar las meditaciones con los arcángeles. Siéntate o acuéstate en un lugar cómodo y seguro. Asegúrate de que no tendrás interrupciones mientras meditas.

Cierra los ojos y respira, llenando tu abdomen de aire y dejándolo ir. Relaja cada parte de tu cuerpo, comenzando por los pies y subiendo hasta la cara. Respira y exhala a la vez que te concentras en relajar tu cuerpo. Esto te ayudara a entrar en el trance necesario para una meditación efectiva.

Inducción del trance

Imagínate en un lugar hermoso y lleno de paz y luz. Puedes escoger un lugar de la vida real o uno imaginario. Este será tu lugar de poder para las meditaciones con los arcángeles y los chakras.

Pide al arcángel Uriel que te acompañe en esta experiencia. Siente su presencia e imagínalo cerca de ti.

Imagina al arcángel lo más detalladamente posible: tal vez te tome de la mano o tal vez esté sentado a tu lado. Imagina la luz roja que irradia hacia ti. Imagina también que lleva su llama roja en las manos. Pide al arcángel Uriel que te ayude a limpiar la energía de tu chakra muladhara.


Comienza por visualizar el primer chakra en la raíz de tu cuerpo.
Observa la luz roja del rayo o llama del arcángel Uriel brillando en la raíz de tu cuerpo.

Siente la conexión con la tierra.

Hazte consiente de tu ser físico y siente la presencia del arcángel Uriel como una fuerza que te libera y te asienta en la realidad material.

Respira y recibe su luz roja.

Llénate de su fuerza sanadora.

Observa la brillante luz roja que te da vida y energía.

Siente la seguridad de ser parte de la tierra y del mundo en que habitas.

Siente que sobrevivirás a pesar de todo.

Siente que tu cuerpo es vital y está lleno de la energía de Dios.

Siente que la vida está llena de posibilidades.

Permite que las sensaciones que experimentaste te llenen de bienestar. Siente la energía que fluye en tu primer chakra. Repira y deja que la energía corra por todo tu cuerpo.