La importancia de nunca perder la Fe en nuestra vida


La fe es sinónimo de creer, por lo tanto es la base fundamental para lograr las cosas en nuestra vida, ya que cuando tenemos la confianza en que las cosas pueden ser como queremos es lo que las hace posible.

Dice el Concilio Vaticano I: La Iglesia Católica enseña infaliblemente que la fe es esencialmente un asentimiento sobrenatural del entendimiento a las verdades reveladas por Dios; pero la fe no sólo es aceptar una verdad con el entendimiento, sino también con el corazón.

Cuando no tenemos fe es como andar a la deriva y con los ojos vendados. En cambio, cuando tenemos fe incondicional es como si camináramos de la mano guiados por nuestro padre, como cuando éramos niños.

Tener fe es dejar todo en manos de Dios, ya que él se encargará de que todo salga bien siempre. Es saber que al final la tormenta siempre pasa y que brilla la luz radiante del sol. Por muy difícil que a veces nos parezca siempre encontraremos una solución.



Tener fe es confiar en que siempre hay otra opción. Afrontar los “fracasos” y volver a levantarnos cuantas veces sean necesarias. Renueva tu fe a través de las conversaciones directas con Dios eso te ayudará a ver la luz.

!La fe cierra la puerta a la duda y el miedo en tu vida!