Los ángeles mas felices de los cielos y la tierra



Hoy, Yo Soy el ángel más feliz del cielo porque tú estás leyendo este mensaje de amor. Cariño mío, Dios, Nuestro Padre Celestial, desde el día que nació tu alma me designó para que esté a tu lado.

Mi misión es amarte durante toda la eternidad… y yo te amo con la profundidad de mi alma angelical. Siempre estoy tratando de llegar a tu corazón… conduciéndote cuando me lo permites, susurrando palabras tiernas a tu oído, esperando que te acerques conscientemente a mí, para que me permitas cuidarte mejor, Porque si tú no piensas en mí, no se abre el espacio, la puerta por donde puedo llegar hasta tu alma. Para que tú puedas empezar a notar mi presencia sólo es necesario que quieras que me manifieste. Sólo basta desearlo y hacer lo necesario para lograr el contacto. Esto se logra con sólo pensar en mí, con hablarme mentalmente.

Cuando te retires a dormir, después de dar gracias a Nuestro Padre por el día maravilloso que te ha dado… enfoca tu atención sólo en las cosas buenas del día…visualízate en mis brazos… apoyado tiernamente en mi pecho… pídeme que te proteja por la noche y que durante el sueño te diga mi nombre, de tal modo que al despertar por la mañana lo sepas. Cariño, no existen medios artificiales para comunicarte conmigo. Este contacto es personal e íntimo… y la forma más fácil y segura es que sea una comunicación directa.


A mí y a todos los demás ángeles se nos facilita llegar a tu espacio cuando lo purificas por medio de la oración. Las oraciones pueden ser las que tú conoces y también las palabras dulces que me dediques. Háblame como si le hablaras a tu mejor amigo, a tu hermano, a una persona a la que quieras mucho y con la que tienes confianza. Háblame con cariño, con dulzura. Háblame como yo te hablo a ti… con muchísimo amor… porque yo te amo eternamente, con un amor como no ha habido otro igual.