Aprende de Tu Angel de la Sanacion


La sanación es un proceso que se desarrolla en nuestro interior y se manifiesta en el exterior. Sin embargo, podemos recibir  energías sanadoras que llegan desde afuera y que nos ayudarán a activar este proceso interno. 

Los Ángeles Sanadores son transmisores de esta poderosa energía curativa. La transmiten directamente a los enfermos o a personas con cualquier ligero desarreglo momentáneo. Estos ángeles  se acercan sutilmente mezclándose entre médicos y enfermeros cuando realizan sus tareas curativas, emanando su energía sanadora sobre el enfermo. 

Si invocamos a los Ángeles Sanadores en forma consciente aumentamos su presencia en cualquier  proceso curativo. Es posible que el paciente mismo sienta que alguien lo está tocando por fuera o por dentro, en sus órganos o huesos y manipulando alguna parte de su cuerpo. Puede ser  que sienta también algún pinchazo.

Los Ángeles Sanadores equilibran nuestro cuerpo energético y  trabajan con el cuerpo astral; luego, los resultados de esa tarea se hacen visibles en el cuerpo físico.  Podemos pedir a los Ángeles Sanadores que nos asistan cuando estamos enfermos.  O pedirles que activen la curación de otras personas. También podemos pedirles que colaboren  con nuestros médicos o los de otras personas, durante operaciones u otras prácticas médicas.  Los médicos y terapeutas de todo tipo que piden asistencia a los Ángeles Sanadores, sienten un gran alivio mientras realizan  su tarea. Perciben la maravillosa compañía que los guía al realizar su trabajo. 

Muchas veces una enfermedad no es sólo lo que aparenta ser. Hay grandes mensajes ocultos para  descifrar en ella. Es posible que hayamos elegido en forma inconsciente, la enfermedad como  camino para acelerar nuestra evolución, como una manera de purificar, de eliminar toxinas acumuladas dentro de nosotros por acciones pasadas. En general, los humanos no somos conscientes  de haber elegido la enfermedad con algún propósito de aprendizaje, y este concepto puede llegar  a sonar algo raro para nuestras mentes. 

El Ángel Sanador le trae también la oportunidad de aprovechar las enseñanzas que tu eventual  enfermedad o síntoma físico están tratando de mostrarte. Estas son señales que nos quieren alertar de algo que es posible cambiar en nosotros, en nuestras actitudes y pensamientos, lo  cual redundará en nuestro beneficio si seguimos la guía de los Ángeles Sanadores. 

A veces las enfermedades nos traen mensajes en clave sobre hábitos o creencias que debemos cambiar en nuestro sistema de vida. Si tienes que dejar algún hábito o creencia que ya no te sirve  en la actualidad, aprovecha la asistencia de los Ángeles Sanadores quienes se acercan a ti a  través de esta carta dándote una nueva oportunidad de curación y reparación en cualquier nivel. 

El Ángel Sanador emana energía de sus manos que, a su vez, recibe desde lo más elevado. En cuanto te sea posible, date un baño de inmersión preferentemente con hierbas y sales de acuerdo a la zona afectada,  en el que también sumerjas tu cabeza por unos instantes reiteradas veces. La vibración del agua armoniza y ordena el aura. Si usas la ducha mójate completamente de pies a cabeza y permanece bajo el agua el mayor tiempo posible. Mientras  lo haces, recibe la energía sanadora que este ángel derrama en ti a través del agua, y siente  cómo va despejando cualquier bloqueo energético que pudiera existir. Luego vístete con ropas  limpias y perfumadas. 

Hay ocasiones en las que tenemos un hijo o pariente con un poquito de fiebre o algún malestar  pasajero. Ya hemos llamado al médico, este lo revisó y le indicó algún tratamiento. Sin embargo  queremos “hacer algo” para ayudar al enfermo. 


SÍ deseas hacerlo, realiza primero la purificación personal a través del agua, tal como está explicada en el párrafo anterior. Luego, tras una breve meditación para alinear tus energías, invoca  la presencia de este ángel para que te asista. Solamente permanece al lado del enfermo en esta  actitud de silencio y recogimiento, el ángel obrará por ti.  No olvides agradecer al ángel la energía sanadora que te entrega.