10 PASOS para trabajar con los ÁNGELES





PASO 1

Hazles sitio en tu vida a los ángeles

Los ángeles viven en el mundo del Espíritu, el mundo celestial, y nosotros vivimos en el mundo de la materia. Los ángeles se ven naturalmente atraídos hacia su hogar. Por eso, si quieres que los ángeles se sientan a gusto contigo, tienes que hacer que tu mundo (tus pensamientos, tus sentimientos y tu entorno) se parezca al de ellos. Si te acercas a los ángeles, ellos se acercaran a ti.

Los ángeles se sienten cómodos con pensamientos de paz y de amor, no con pensamientos de irritación y agresividad. Quizá te sea muy difícil olvidar al conductor maleducado que se te cruzo en el camino de vuelta a casa. Pero puedes liberarte a ti mismo de la irritación, comenzando por entablar comunión con los ángeles por unos pocos minutos al día.

Primero, aíslate de cualquier distracción. Apaga la radio y la televisión, retírate a una habitación donde estés solo o a tu lugar favorito en la naturaleza; imagínate a tu ángel (puede ayudarte tener cerca una imagen de tu ángel favorito) y comulga con los ángeles.

Simplemente háblales a los ángeles de tus problemas. Habla como si lo hicieras con tu mejor amigo. Y entonces escucha. Guarda silencio y permanece a la espera de los pensamientos que los ángeles pondrán en tu mente.

En poco tiempo, tu relación con los ángeles se convertirá en una espiral ascendente: los ángeles te ayudaran a sentirte más positivo; y al sentirte positivo te acercara más a los ángeles.

PASO 2

Haz las oraciones en voz alta

Los ángeles han respondido a muchas oraciones silenciosas o a un intenso deseo del corazón. No es necesario que hables para que te presten atención, especialmente si estas en un lugar en el que resultarí­a inoportuno, como es una reunión de negocios o en un autobús. Pero obtendrás una respuesta más eficaz si les hablas en voz alta.

Tu voz tiene poder: el poder de crear o destruir. Dios uso este poder cuando dijo: HAGASE LA LUZ. Usando el don de la palabra, puedes producir cambios en tu vida.

Las oraciones habladas adoptan diferentes formas: canciones e himnos que se han usado tradicionalmente para convocar a los ángeles; oraciones estructuradas como el Padrenuestro; y oraciones sin estructurar, en las que se expresan los anhelos más profundos del alma. Puedes combinar todas esas formas de oración con DECRETOS que tú mismo puedes crear.

Los decretos permiten al hombre y a Dios trabajar juntos para generar cambios constructivos. Son oraciones habladas que te capacitan para dirigir la energía de Dios hacia el mundo.

Realiza tus decretos en voz alta y firme. Recítalos en casa ante tu altar, de camino a la parada del autobús, en el automóvil, en las montañas y, muy especialmente, en una emergencia. Y contempla como se abrirán para ti las compuertas del cielo.

PASO 3

Utiliza el nombre de Dios

Dios está dentro de ti, y cuando utilizas la energía de Dios que hay en ti para dirigir a los ángeles, ellos te pueden responder con todo el poder del universo.

Cuando Dios le hablo a Moisés desde la zarza ardiente, le revelo tanto su nombre – YO SOY EL QUE YO SOY – como la verdadera naturaleza del hombre. Tu eres la zarza y el fuego en tu chispa divina, el fuego de Dios que él te da por ser su hijo o hija. Esta chispa es el poder de crear en el nombre de Dios y de darles órdenes a los ángeles.

Jesús utilizo el nombre de Dios cuando dijo –YO SOY la resurrección y la vida-. Cada vez que dices YO SOY, en realidad estás diciendo DIOS EN MI ESTA y así atraes hacia ti lo que dices a continuación. Cuando dices -YO SOY iluminación-, estás diciendo que Dios en ti está atrayendo hacia ti una mayor cantidad de la cualidad de iluminación que tú ya posees.

PASO 4

Ofrece tus oraciones y decretos todos los días

Los ángeles siempre están listos. Pero nosotros no siempre sabemos cómo llegar hasta ellos. La mejor manera de asegurarse de que los ángeles respondan cuando se les llama es creando un sendero trillado desde tu corazón al suyo comulgando con ellos cada día. Y la mejor forma de hacerlo es fijar una sesión diaria de oraciones y devociones. No tiene que ser larga: cinco minutos es un buen comienzo.

Cuando oras diariamente, no solamente te ayudas a ti mismo sino que también ayudas a gente que incluso no conoces. Los ángeles buscan personas que invoquen habitualmente la luz de Dios para asociarse a ellos para lograr la curación del planeta. Cuando encuentran a esas personas, envían luz a través de ellas para ayudar a los que están en peligro de enfermar o de sufrir crí­menes violentos o desastres naturales. Por tanto, tus oraciones diarias pueden generar enormes cambios.

PASO 5

Pide ayuda

Incluso después de establecer una relación con los ángeles, aun tienes que acordarte de pedir ayuda cuando la necesites. Los ángeles respetan tu libre albedrio. En raras ocasiones intercederán sin que se lo pidas. Lo más frecuente es que esperen cortésmente hasta ser llamados.

PASO 6

Repite los decretos y las oraciones

Las oraciones y los decretos son más eficaces cuando los repites. Muchos protestantes evitan decir oraciones más de una vez, ya que consideran que esto es la vana repetición que Jesús desaconsejo (Mateo 6:7). Al fin y al cabo, dicen, ¿Por qué tengo que pedir algo a Dios más de una vez? Sin embargo la iglesia católica y la ortodoxa rusa practican la repetición del padrenuestro, el Avemaría y otras oraciones. Los mí­sticos judíos repetían el nombre de Dios.

La razón por la que es más eficaz repetir una oración es que cada vez que la dices, estás dando más energía de luz a Dios y a los ángeles. Los ángeles utilizan esa energía como si fuera una semilla, y le añaden más energí­a de luz cuando van a responder a tu petición. De modo que elige un grupo de oraciones y decretos. Recí­talos entonces todos los dí­as hasta que los ángeles respondan.

PASO 7

Envía tus oraciones a la dirección correcta

Si quieres que te arreglen las tuberías llamas a un fontanero. Si quieres ser rescatado de un ataque, llamas a los ángeles de protección. Si quieres arreglar una relación, llamas a los ángeles de amor.

Los ángeles tienen diferentes trabajos. Y utilizan energías de diferentes frecuencias que corresponden a diferentes colores) para realizar esos trabajos.

PASO 8

Se especifico

Los ángeles responden a tus llamados con precisión, y se enorgullecen de hacerlo así. Cuanto más específica sea la petición, tanto más específica será la respuesta. Mientras vivas tu vida en armonía con la Fuente universal y dediques tus energías a ayudar a los demás, las huestes angelicales te ayudaran hasta en los detalles más pequeños de tu vida.

Cuanto más detalladas sean tus peticiones, más satisfecho estarás con los resultados.

PASO 9

Visualiza lo que quieres que pase

Puedes aumentar el poder de tu oración manteniendo una intensa imagen mental de lo que quieres que pase. Además puedes visualizar una luz brillante alrededor del problema o la situación. A veces también puede ser de ayuda concentrarse en una fotografía.

PASO 10

Espera sorpresas

Esta pregunta le surge a cualquiera que haya pensado alguna vez en los ángeles: ¿Por qué responden a algunas oraciones y no a otras?

¿Por qué una persona ora durante diez años sin conseguir lo que quiere mientras que otra lo consigue inmediatamente? ¿Por qué algunas casas son destruidas por incendios o por inundaciones mientras que otras permanecen intactas? De seguro los ángeles escuchan todas las oraciones.

Una razón es que la capacidad que tienen los ángeles para responder a nuestras oraciones depende del efecto acumulado de nuestras acciones pasadas, nuestras buenas y malas acciones de esta y otras vidas, también conocido como karma. Los ángeles ni son genios ni son los reyes magos. Están sujetos a las leyes del Karma. Cuando oramos y damos devoción a los ángeles, a veces estos pueden eliminar los efectos del karma, pero a menudo solo pueden reducirlos.

Los ángeles escuchan todas tus oraciones. Pero para que tus peticiones sean concedidas deben cumplir tres condiciones:

· No pueden interferir con el plan que Dios tiene para tu alma o Karma

· No pueden ser perjudiciales para ti o para otras personas

· El momento debe ser el adecuado

Puedes orar durante años pidiendo ganar la loterí­a y que no te toque nunca. Pero puedes conseguir algo que no te esperabas, como un trabajo con mejor salario que te abre nuevos horizontes. Quizá los ángeles no podí­an responder a la oración en la que pedias ganar la lotería porque tu alma necesitaba aprender la lección de ganarse la vida. Pero los ángeles respondieron de la manera que más te convenía.

Si sigues los 10 pasos y todaví­a encuentras que no recibes una respuesta, puede que los ángeles quieran decirte algo. Puede que sea el momento de revisar tus oraciones y de volverlo a intentar. Continúa haciendo tus oraciones, y puedes estar seguro de que los ángeles te darán la mejor respuesta que puedan de acuerdo a las necesidades de tu alma. La oración siempre da fruto, simplemente tienes que saber dónde mirar.